FINAL DE COPA DE 1928

El segundo partido

Todavía no se habían apagado los ecos del primer partido cuando Real y Barcelona volvieron a verse las caras en los Campos de Sport de El Sardinero. Las crónicas del primer asalto de la final hablaban de un partido duro, violento a veces, pero la mayoría de los cronistas “neutrales” coincidían en que los donostiarras se habían hecho merecedores de la victoria y achacaban a la falta de autoridad del árbitro Vallana la mayor parte de los incidentes.

La expectación volvió a ser enorme y el campo presentaba un magnífico aspecto. La entrada fue un poco menor que la registrada el domingo y los realzales eran clara mayoría en la grada.

A las 11:30 a las órdenes del árbitro del madrileño Pedro Escartín los equipos presentaron las siguientes alineaciones:

Real Sociedad: Izaguirre, Zaldua, Arrillaga. Amadeo, Marculeta, Trino, P. Bienzobas, Mariscal, Cholín, Kiriki y Yurrita.

FC Barcelona: Llorens, Walter, Mas, Guzmán, Carulla, Bosch, Piera, Sastre, Samitier, Arocha y Sagi-Barba

Dominio alterno en la primera parte con ataques de ambos equipos. En uno de ellos la Real reclama penalti por mano de Walter, pero el Sr. Escartín no señala nada. Los donostiarras siguen atacando y reclaman un nuevo penalti que el árbitro tampoco señala. Finalmente, a los 31 minutos el dominio de la Real da sus frutos al rematar Kiriki una jugada de Mariscal. El gol hace crecerse a los txuri urdin que se lanzan a por el segundo, pero sin conseguirlo. La segunda parte comienza con un leve dominio realista pero los catalanes reaccionan y Piera logra el empate a pase de Samitier. Los nervios aparecen en los jugadores de ambos equipos y el árbitro expulsa primero al barcelonista Guzmán y unos minutos después a Cholín por su reacción tras una falta de Carulla. Se llega al final del tiempo reglamentario con empate a 1 gol y se da paso a la prórroga.

El dominio realista se intensifica frente a un FC Barcelona que se limita a defender, sin embargo, los intentos realistas fueron infructuosos llegándose al final del partido sin que se volviera a mover el marcador.

El título de campeón quedaba en el aire, pero el partido definitivo tuvo que esperar a que se celebraran los Juegos Olímpicos de Amsterdam ya que en la selección española figuraban 9 jugadores de la Real Sociedad y ninguno del FC Barcelona al ser éstos profesionales.

¡Solo para usuarios registrados!

Este contenido es solo para los usuarios registrados en nuestra web.

Regístrate haciendo clic en el Login y disfruta de contenido exclusivo para ti.